Esqueleto de la Gallina Castellana

Esqueleto Gallina Castellana.
Esqueleto Gallina Castellana un clci

Es la locomoción aquella función por la que los animales se mueven y cambian de sitio ó de postura.

En los mamíferos son sus órganos los huesos y los músculos que estan  debidamente unidos por los ligamentos y tendones.

 

En las aves hay otro órgano o factor muy importante de la locomoción, y son las plumas. De ello se deduce, que para estudiar aquella función debe procederse al de los huesos, los músculos y el plumaje, que en.su conjunto, determinan las formas del animal.

 

Vamos á dedicar esta sección al estudio de los primeros, que juntos constituyen á su vez el armazón sobre el que se establecen las aves.

El hueso es un cuerpo duro de naturaleza calcárea y fosfórica con sales de magnesia y gelatina, cuya misión es la de soportar los músculos y dar sostén y movimiento á diversas partes del cuerpo del animal.

En las aves el hueso presentan ciertas particularidades que conviene tener en cuenta.

 

Macizo al nacer el animal, se vuelve fistuloso osea hueco, cuando aquél avanza en su edad, y cómo recibe en su seno muchos de los conductos aéreos, el aire se infiltra, por decirlo así, en todo su organismo.,

 

Se debe esta particularidad á que la médula que contienen es muy rica en sangre, y reabsorbiéndose gradualmente, deja su cavidad vacía.

El conjunto de huesos que constituye el esqueleto del ave, que se ve perfectamente en la lamina, se divide en cabeza, tronco y extremidades.

 

La cabeza se divide á su vez en cráneo y cara.

En el cráneo se encuentran, en la parte anteo superior de la misma, el frontal o coronal, seguido por la parte alta hacia atrás para terminar en el occipital nº 7, por donde se une la cabeza á la columna vertebral.

 

En la cara distinguiremos la mandíbula superior y la inferior.

En la primera debemos recordar las fosas nasales, (1); los dos maxilares superiores (2); el tabique interior obitario (6), donde se halla el agujero de comunicación entre las dos órbitas, (13) y el hueso cuadrado, (14), y los pómulos, (4).

 

En la mandíbula inferior sólo un hueso, que es el gran maxilar inferior (5).

 

El sistema dentario es completamente nulo.

 

Antes de pasar adelante, es conveniente saber que en algunas especies como, por ejemplo, en el Gallus cristatus patavinus (raza Padua), los grandes huesos del cráneo en su parte superior se presentan pro-eminentes, formando una verdadera joroba, sobre la que viene implantado el moño característico de esta raza,

 

La cabeza se une al tronco por la columna vertebral en el occipucio.

 

Ésta tiene cuatro regiones: la cervical (8 á 18 ), compuesta de 16 vertebras cervicales, de las cuales la primera, que se denomina atlas, gira sobre la segunda que recibe el nombre de axis, de tal modo que el ave puede dar casi la vuelta completa a la cabeza.

Cada una de estas vértebras tiene .la apófisis espinosa, (9); la cresta inferior del cuerpo de la misma, (11), la prolongación estiloidea de la apófisis transversal de la misma (10),

 

En el nº19 empieza la región dorsal, que llega hasta el 21 y consta de cinco vértebras, de las cuales las tres primeras forman una sola masa, Ia cuarta queda libre y la quinta se suelda á las de la sección siguiente.

En el nº 20 se indica la cresta formada por la soldadura dé las vértebras dorsales.

 

La región lombo-sacra la forman 15 vértebras unidas en un solo hueso, (23), y soportan lateralmente los huesos de la pelvis señalados con los números 50, 51 y 55, entre los que quedan el hueco sciatico (54) y la escotadura oval.

 

Finalmente, la región coxicea, que empieza en el n° 53 y termina en el 52: consta de cinco vértebras libres y un apéndice terminal (52), sobre el que se implantan las plumas rectrices.

 

Un hueso muy importante en las aves y reducido á simple cartílago en el hombre, es el esternón, señalado en la figura con los números 37 y 38 y el cual consta de quilla, (38); apófisis laterales internas (34 y 47); apófisis lateral externa (46 y 40); membrana que cierra la abertura interna (43), membrana que cierra la abertura externa (44) y la horquilla (32) con sus dos ramas (30 y 31).

Junto al esternón, en su parte alta, hay el omóplato (24) y el hueso coracoides (29)

 

El esternón cierra por delante el tronco y junto con la columna vertebral y las costillas lateralmente limitan el tórax, alojándose el abdomen en el espacio que queda entre la parte posterior de aquél y la pelvis.

 

En las costillas distinguiremos las flotantes adheridas sólo a las vértebras cervicales de las que son, más bien prolongaciones y van en número de tres por parte y cinco fijas ó externas-les, que constan de tres partes: una vertebral (I) una external por ir adherida a ese órgano (J ) un apófisis ascendente y libre (22).

 

Los miembros ó extremidades son;

anteriores (alas) y posteriores (patas).

Los primeros se dividen en tres secciones. Brazo, antebrazo y mano.

 

Forma la primera el húmero, (25 y 27); la segunda el cubito, (26), y el radio, (28); y la tercera el carpo, compuesto de dos huesos el carpiano cubital, (57), y el carpiano radial, (33), el metacarpo que consta también de dos huesos, uno grande y otro pequeño, (56 y 58), y los dedos en número de tres, uno mediano de dos falanges, (59 y 69), otro de una sola como atrofiado junto a éste y el dedo pulgar que se destaca de la base del gran metacarpiano y tiene una sola falange,(35).

 

Los miembros o extremidades posteriores constan de tres partes:

- El muslo, formado por el fémur, (45), articulado a la región pelviana.

- La pierna, con dos huesos, la tibia, (42), y el peroné, bastante atrofiado, (41), articulándose éstos con el fémur en la rotula o rodilla (39);

- El pie, que consta de tarso, constituido por uno solo y reducido hueso (62), metatarso o hueso del pie con dos apófisis, una superior representando un metatársico soldado (63 y 64), y otra inferior que soporta el espolón (66).

 

Hay finalmente, cuatro dedos (68): el pulgar o posterior, con dos falanges; el interno con tres; el medio con cuatro y el externo con cinco.

 

En algunas especies hay un quinto dedo que no toca al suelo, y partiendo del nacimiento del pulgar, sigue la dirección del espolón.

 

 

Es la locomoción aquella función por la que los animales se mueven y cambian de sitio ó de postura.

En los mamíferos son sus órganos los huesos y los músculos que estan  debidamente unidos por los ligamentos y tendones.

 

En las aves hay otro órgano o factor muy importante de la locomoción, y son las plumas. De ello se deduce, que para estudiar aquella función debe procederse al de los huesos, los músculos y el plumaje, que en.su conjunto, determinan las formas del animal.

 

Vamos á dedicar esta sección al estudio de los primeros, que juntos constituyen á su vez el armazón sobre el que se establecen las aves.

El hueso es un cuerpo duro de naturaleza calcárea y fosfórica con sales de magnesia y gelatina, cuya misión es la de soportar los músculos y dar sostén y movimiento á diversas partes del cuerpo del animal.

En las aves el hueso presentan ciertas particularidades que conviene tener en cuenta.

 

Macizo al nacer el animal, se vuelve fistuloso osea hueco, cuando aquél avanza en su edad, y cómo recibe en su seno muchos de los conductos aéreos, el aire se infiltra, por decirlo así, en todo su organismo.,

 

Se debe esta particularidad á que la médula que contienen es muy rica en sangre, y reabsorbiéndose gradualmente, deja su cavidad vacía.

El conjunto de huesos que constituye el esqueleto del ave, que se ve perfectamente en la lamina, se divide en cabeza, tronco y extremidades.

 

La cabeza se divide á su vez en cráneo y cara.

En el cráneo se encuentran, en la parte anteo superior de la misma, el frontal o coronal, seguido por la parte alta hacia atrás para terminar en el occipital nº 7, por donde se une la cabeza á la columna vertebral.

 

En la cara distinguiremos la mandíbula superior y la inferior.

En la primera debemos recordar las fosas nasales, (1); los dos maxilares superiores (2); el tabique interior obitario (6), donde se halla el agujero de comunicación entre las dos órbitas, (13) y el hueso cuadrado, (14), y los pómulos, (4).

 

En la mandíbula inferior sólo un hueso, que es el gran maxilar inferior (5).

 

El sistema dentario es completamente nulo.

 

Antes de pasar adelante, es conveniente saber que en algunas especies como, por ejemplo, en el Gallus cristatus patavinus (raza Padua), los grandes huesos del cráneo en su parte superior se presentan pro-eminentes, formando una verdadera joroba, sobre la que viene implantado el moño característico de esta raza,

 

La cabeza se une al tronco por la columna vertebral en el occipucio.

 

Ésta tiene cuatro regiones: la cervical (8 á 18 ), compuesta de 16 vertebras cervicales, de las cuales la primera, que se denomina atlas, gira sobre la segunda que recibe el nombre de axis, de tal modo que el ave puede dar casi la vuelta completa a la cabeza.

Cada una de estas vértebras tiene .la apófisis espinosa, (9); la cresta inferior del cuerpo de la misma, (11), la prolongación estiloidea de la apófisis transversal de la misma (10),

 

En el nº19 empieza la región dorsal, que llega hasta el 21 y consta de cinco vértebras, de las cuales las tres primeras forman una sola masa, Ia cuarta queda libre y la quinta se suelda á las de la sección siguiente.

En el nº 20 se indica la cresta formada por la soldadura dé las vértebras dorsales.

 

La región lombo-sacra la forman 15 vértebras unidas en un solo hueso, (23), y soportan lateralmente los huesos de la pelvis señalados con los números 50, 51 y 55, entre los que quedan el hueco sciatico (54) y la escotadura oval.

 

Finalmente, la región coxicea, que empieza en el n° 53 y termina en el 52: consta de cinco vértebras libres y un apéndice terminal (52), sobre el que se implantan las plumas rectrices.

 

Un hueso muy importante en las aves y reducido á simple cartílago en el hombre, es el esternón, señalado en la figura con los números 37 y 38 y el cual consta de quilla, (38); apófisis laterales internas (34 y 47); apófisis lateral externa (46 y 40); membrana que cierra la abertura interna (43), membrana que cierra la abertura externa (44) y la horquilla (32) con sus dos ramas (30 y 31).

Junto al esternón, en su parte alta, hay el omóplato (24) y el hueso coracoides (29)

 

El esternón cierra por delante el tronco y junto con la columna vertebral y las costillas lateralmente limitan el tórax, alojándose el abdomen en el espacio que queda entre la parte posterior de aquél y la pelvis.

 

En las costillas distinguiremos las flotantes adheridas sólo a las vértebras cervicales de las que son, más bien prolongaciones y van en número de tres por parte y cinco fijas ó externas-les, que constan de tres partes: una vertebral (I) una external por ir adherida a ese órgano (J ) un apófisis ascendente y libre (22).

 

Los miembros ó extremidades son;

anteriores (alas) y posteriores (patas).

Los primeros se dividen en tres secciones. Brazo, antebrazo y mano.

 

Forma la primera el húmero, (25 y 27); la segunda el cubito, (26), y el radio, (28); y la tercera el carpo, compuesto de dos huesos el carpiano cubital, (57), y el carpiano radial, (33), el metacarpo que consta también de dos huesos, uno grande y otro pequeño, (56 y 58), y los dedos en número de tres, uno mediano de dos falanges, (59 y 69), otro de una sola como atrofiado junto a éste y el dedo pulgar que se destaca de la base del gran metacarpiano y tiene una sola falange,(35).

 

Los miembros o extremidades posteriores constan de tres partes:

- El muslo, formado por el fémur, (45), articulado a la región pelviana.

- La pierna, con dos huesos, la tibia, (42), y el peroné, bastante atrofiado, (41), articulándose éstos con el fémur en la rotula o rodilla (39);

- El pie, que consta de tarso, constituido por uno solo y reducido hueso (62), metatarso o hueso del pie con dos apófisis, una superior representando un metatársico soldado (63 y 64), y otra inferior que soporta el espolón (66).

 

Hay finalmente, cuatro dedos (68): el pulgar o posterior, con dos falanges; el interno con tres; el medio con cuatro y el externo con cinco.

 

En algunas especies hay un quinto dedo que no toca al suelo, y partiendo del nacimiento del pulgar, sigue la dirección del espolón.

 

Libros que os pueden interesar para empezar: publicidad.

 


Esqueleto de la gallina Castellana
Esqueleto de la gallina Castellana un clic
Corte transversalmente de hueso
Corte transversal de hueso un clic

 

El esqueleto de la gallina se adaptó formando una única osificación a partir de las últimas vértebras caudales

 

El esqueleto de las gallinas lo constituyen dos estructuras principales:

 

El esqueleto axial o estructura principal de sostén. 

 

El cinturón torácico está compuesto por: Escápula, clavícula, coracoide.

 

miembro superior está compuesto por:

húmero, radio, cúbito, 2 huesos carpianos, carpometacarpo fusionados y 3 dedos.

 

El esqueleto apendicular o de los apéndices del cuerpo.

 

El cinturón pelviano está formado por:

ilion, isquion y pubis fusionados, y miembro inferior (el cual está formado por: fémur, tibiotarso, tarsometatarso y 4 dedos, donde el primero es posterior y los otros 3 anteriores).

 

Estas propiedades (ligereza y resistencia) se deben a que los huesos son huecos porosos, lo que se ha llamado huesos neumáticos.

 

El esqueleto en las aves es muy liviano, tanto que se ha calculado que pesa menos que todas sus plumas juntas, además es muy resistente.

 

Esto les permite que, al ser en su mayor parte aire, sean muy ligeros, sin embargo, para evitar que se fracturen durante los esfuerzos que hacen las gallinas, necesitan ser reforzados de alguna manera.

 

Los huesos son sumamente ricos en fosfato de calcio , pero si todo el esqueleto estuviera formado por huesos ricos en fosfato de calcio, sería un esqueleto muy pesado y un problema para el vuelo, entonces la naturaleza los provee de huesos neumáticos.

 

Estos presentan características propias y lo más llamativo es que la médula ósea es sustituida por lagunas óseas, esto hace que baje su peso específico.


Para solucionar este problema existen una serie de trabéculas, que son proyecciones diagonales de tejido óseo en el interior de los huesos, especialmente los más largos como el húmero, que funcionan de manera similar a los tirantes de un puente, de modo que hacen la estructura más resistente.

 

Los más importantes son;

Húmero, coracoide, vértebras cervicales, y vértebras torácicas, hay otros, pero son discutidos. Estos huesos neumáticos van a formar parte del aparato respiratorio de las aves.

 

Esta reducción de los elementos óseos se ha producido también en la columna vertebral, la cual se caracteriza por estar formada por; 

 

18 vértebras cervicales,

7 torácicas,

6 lumbares,

el sacro

4 caudales.

 

El sinsacro, está formado por la fusión de;

 

7º vértebra torácica,

las vértebras lumbares,

el sacro y las primeras vértebras caudales.

 

El pigostilo, está compuesto por la fusión de las últimas vértebras de la cola.

 

Además de los huesos porosos, el esqueleto de las gallinas modernas tiene características distintivas muy importantes.

 

Resaltan en especial la pérdida de los dientes que han sido sustituidos por un pico con una cubierta queratinosa , fuerte y curvado propio para todos los fines, que les permite desgarrar carne lo mismo que comer semillas e insectos, el pico le resta peso excesivo al ave, y la gran fusión de elementos óseos, que permiten una mayor rigidez.

 

Las extremidades anteriores de las gallinas se han modificado de manera que los huesos que conforman el esqueleto de la mano en un reptil o un mamífero se han fusionado formando una estructura llamada carpometacarpo, en la cual se insertan las plumas .

 

De igual manera existe unión de los huesos de las extremidades inferiores, de modo que podría decirse que las aves caminan "de puntitas". Esta reducción de los elementos óseos ha producido también que la cola se encuentre reducida a una estructura llamada pigostilo.

 

La función de equilibrio que cumple la cola vertebral en otros grupos de vertebrados como los anfibios, los reptiles y los mamíferos se encuentra reemplazada por un conjunto de plumas largas que participan de manera importante como timón en el desplazamiento terrestre, y en otras actividades como el cortejo.

 

Otra fusión de huesos importante es la que se da entre los elementos de la cintura pélvica (la rabadilla) y en el cráneo, que resulta en estructuras de una sola pieza muy resistentes.

 

Uno de los elementos más importantes del sistema esquelético es la presencia de una carina o quilla, la cual es una cresta ósea que surge del esternón y cuya función es la de servir de inserción a los músculos pectorales, los cuales son los más importantes.

 

En las extremidades posteriores, el quinto dedo del pie ha desaparecido en la mayoría de las razas y el primer dedo apunta hacia atrás.

 

Su pie esta modificado para caminar, conseguir alimento y defenderse.

 

En algunas aves que no vuelan, como las avestruces, el ñandú, el kiwi y los casuarios, al haber perdido la capacidad de volar han perdido también la quilla, por lo que su esternón es plano como el de los mamíferos.

 

Las gallinas tienen además más vértebras cervicales que muchos otros animales, la mayoría tiene un cuello altamente flexible consistente de 13 a 25 vértebras.

 

Las gallinas presentan una locomoción bípeda, tienen la columna vertebral más corta que los mamíferos y con sectores que se han ido fusionando.

 

Presentan una escasa rotación de la cabeza debido a que el occipital presenta unsolo cóndilo articular, quedando así muy limitado su movimiento.

 

Las aves son los únicos animales vertebrados que tienen fusionadas las clavículas o un esternón en forma de quilla sirve como sitio de unión de los músculos.

 

Las gallinas tienen procesos uncinados sobre las costillas.

 

Éstas son extensiones óseas ganchudas que ayudan a fortalecer la caja torácica al superponerse con la costilla situada posterior.

 

Es de observar de nuevo, que las aves no voladoras, como los avestruces, que no tienen músculos pectorales altamente desarrollados, carecen de quilla en el esternón., mientras que las aves que vuelan lo tienen de casi de la misma altura que amplitud, y las que caminan lo tienen largo o alto.

 

También tienen una pelvis tetrarradiada grandemente alargada como en algunos reptiles.

 

Hay fusión extensa de las vértebras del tronco así como fusión con la cintura pectoral.

 

Tienen un cráneo diápsido como en los reptiles con fosas prelagrimales.

 

El cráneo tiene un sólo cóndilo occipital.

 

Bueno aparte de estos datos, ahora un poco más técnico y más conciso para tener más referencia y comprender mejor cada parte.

Sistema Musculoesquelético:

 

El esqueleto ligero, compacto y fuerte, posee mayor contenido de fosfato cálcico que los huesos de los mamíferos.

Presenta fusión de algunas vértebras, algunos huesos largos, un esternón muy prominente y una pelvis abierta ventralmente.

Una característica peculiar del esqueleto es la neumatización por la extensión de los sacos aéreos, que a su vez, se comunican con los pulmones.

 

CráneoResalta su gran tamaño de las órbitas y la región facial de forma piramidal.

La mandíbula es aplanada; posee un delgado septo interorbitario.

Varios de los huesos del cráneo son formados por dos láminas óseas separadas por una porción intermedia de hueso esponjoso, generando mayor apariencia en tamaño al cráneo del que realmente es.

Existe un solo cóndilo occipital, situado ventralmente al agujero magno y que al articular con el atlas, le permite al ave girar la cabeza sobre la columna con mayor amplitud que en los mamíferos.

 

La pared lateral del cráneo, presenta una depresión semiesférica denominada cavidad timpánica.

 

La parte facial del cráneo; se forma principalmente por los huesos nasal y premaxilar que rodean la abertura nasal.

 

El hueso nasal es dorsal y en la psitácidas, tiene una conexión cartilaginosa flexible denominada tróclea craneofacial, con el hueso frontal que permite elevar la mitad superior del pico al deprimir la mandíbula.

 

El maxilar, está conectado a la articulación mandibular por un arco yugal largo y delgado que es el homólogo al arco cigomático de los mamíferos.

 

Los huesos palatinos son en forma de varilla y se dirigen caudalmente para unirse a los premaxilares y pterigoideo ventralmente a las órbitas. Por tanto la cavidad nasal y oral se separan solo rostralmente.

 

MandíbulaFormada por dos huesos delgados fusionados rostralmente que se recubre por superficie córnea para formar el pico.

 

La mandíbula se une al cráneo por los huesos articular y cuadrado, elementos que corresponden a los huesos martillo y yunque de los mamíferos.

 

El hueso cuadrado se conecta al arco yugal. Estos huesos, el cuadrado y articular permiten abrir el pico en un ángulo mayor, efecto denominado craneoquinesis.

 

Esqueleto Axial: Comprendido por la cabeza y mandíbula ya descritas, columna vertebral, costillas y esternón.

La pelvis puede ser también incluida, ya que se une firmemente al sinsacro que se encuentra formado por las vértebras lumbares, sacras y caudales fusionadas.

 

La división de la columna vertebral en números exactos de vértebras cervicales, torácicas, lumbares, sacras y caudales es difícil por las varias fusiones que existen entre algunas de ellas.

 

El número de vértebras cervicales varía según la longitud del cuello. En aves pequeñas pueden ser ocho mientras en cisnes llegan hasta 25. En la gallina oscila entre 14 y 17.

 

El Atlas: Es un anillo que articula por medio de una depresión en su arco ventral con el único condilo occipital.

 

El axis: Presenta una estructura similar al de los mamíferos y difiere poco de las restantes vértebras cervicales que son cilíndricas, con destacados procesos articulares y que presentan además costillas rudimentarias dirigidas hacia atrás.

 

Las vértebras torácicas: son 5 o 6; la mayoría con costillas completas que se unen al esternón.

 

Cuatro de estas vértebras se unen y conforman el notarium, al que le sigue una solo vértebra torácica libre que se considera la única vértebra móvil del tronco.

 

Esta vértebra presenta craneal y caudalmente articulaciones sinoviales.

 

La ultima o dos ultimas vértebras torácicas se fusionan con las lumbares, sacras y primeras caudales para formar el sinsacro.

 

El notarium y el sinsacro: Le dan la rigides a la parte dorsal del tronco, rigides que se extiende lateral y caudalmente por la fusión del sinsacro con los huesos coxales.

 

Después del sinsacro aparecen 5 o 6 vértebras caudales libres que le dan cierto movimiento a la cola. El segmento mas caudal de esta se denomina el pigostilo y se genera por la fusión de varios rudimentos de estas vértebras caudales, el cual sirve de sostén para las plumas de cubierta de la cola.

 

Similar a los mamíferos, la pelvis ósea se conforma por los huesos coxales derecho e izquierdo y el (sin) sacro. Esta pelvis es muy cóncava ventralmente y relativamente larga, característica anatómica relacionada con la postura bípeda de las aves.

 

Las superficies dorsales y laterales amplias de los coxales corresponden a los huesos ilion e isquión respectivamente. El pubis es una delgada varilla ósea fijada al borde ventral del isquión.

 

El acetábulo: Se genera por la unión del ilion e isquión, este acetábulo es perforado.

 

Caudodorsalmente al acetábulo, existe una apofisis roma denominada antitrocanter, que se articula con el trocánter del fémur y limita la abducción.

 

No existe sinfisis pelviana ya que los coxales no se unen ventralmente. Esta separación favorece el paso de los huevos.

 

Existen 5 o 6 costillas completas que conectan las vértebras torácicas con el esternón.

 

Cada una de estas costillas posee una parte dorsal o vertebral, una ventral o esternal; Esta ultima forma una articulación cartilaginosa.

 

La mayoría de las porciones vertebrales de las costillas presentan en las aves unas apofisis uncinadas dirigidas Caudodorsalmente que se superpone sobre la costilla siguiente, permitiendo la fijación de músculos o ligamentos y reforzando las paredes torácicas.

 

Existen una serie de costillas flotantes unidas a las vértebras cervicales que preceden por tanto a las costillas completas.

 

Esternón: o Quilla de gran tamaño y no segmentado a diferencia de los mamíferosPresenta unas apofisis esternales caudales, dorsales de gran tamaño que forman parte de la pared corporal ventral y es sitio de fijación de los músculos del vuelo.

 

Presenta en la superficie ventral una quilla o carina más destacada en aves voladoras.

 

En aves domesticas en producción como la gallina, una quilla retorcida es un factor importante en la identificación de descalcificación y por tanto de la capacidad productiva subsecuente.

 

El manubrio del esternón: Presenta facetas articulares para los huesos coracoides.

El esternón presenta orificios neumáticos en su superficie dorsal cóncava que lo comunica con el saco aéreo clavicular ( Ver sistema respiratorio mas adelante).

 

Esqueleto Apendicular: Se encuentra modificado por la conversión de las extremidades torácicas en alas; ya que las pelvianas son las únicas responsables para la locomoción sobre el suelo.

 

La extremidad torácica se fija al esqueleto axial principalmente al esternón, por un cinturón escapular bien desarrollado. La extremidad distal del miembro torácico por el contrario ha sufrido una reducción en forma y tamaño.

 

Escápula: Es aplanada, ubicada lateralmente y paralela a la columna vertebral, extendiéndose caudalmente hasta la pelvis. Se une al esqueleto axial por medio de músculos y ligamentos y cranealmente se une a la clavícula y coracoides con el que forma la superficie articular que recibe la cabeza del húmero y genera la articulación del hombro.

 

Coracoides: Hueso fuerte que va desde la articulación del hombro hasta el manubrio del esternón. Actúa como refuerzo para los movimientos rigurosos de las alas hacia arriba y abajo.

 

ClavículasLa derecha y la izquierda se unen para formar la fúrciula, dicha unión se da cranealmente al esternón y libre con relación a este.

Se logra solo una unión de la fúrcula al esternón y hueso coracoides por membranas.

 

Las fúrculas conectan la articulación del hombro y aseguran la unión del cinturón escapular al esqueleto axial.

 

A nivel de la unión de Escápula, coracoides y clavículas, se genera el agujero trióseo o canal trióseo por donde cruza el tendón del músculo supracoracoideo, importante para el vuelo.

 

HúmeroEs aplanado, con tubérculo dorsal y ventral en su extremidad proximal. Presenta un orificio neumático cerca al tubérculo ventral.

 

CúbitoEs más grueso y largo que el radio, contrario a los mamíferos.

La fila distal de los huesos carpianos se fusionan con el metacarpo recibiendo el nombre de carpo metacarpo. La primera fila carpiana se compone del carporadial y carpoulnar. 

 

Extremidad Pelviana:

 

 Fémur: Similar al de los mamíferos. Se encuentra presente la rótula.

 

La tibia: se fusiona con algunos huesos tarsales y forma el

 

tibiotarso: el cual es mucho más largo que el fémur. Presenta en su cara lateral un peroné poco desarrollado.

 

Continúan luego cuatro dedos. El dedo I se dirige hacia caudal y los tres restantes hacia craneal. Se indican en números romanos de medial a la lateral.

 

El dedo I y II posee tres falanges, el III posee cuatro y el

dedo tiene IV  cinco falanges.

 

En la cara caudal de la articulación intertarsiana existe un cartílago tibial por donde pasan los tendones de los músculos flexores digitales. 

 

 

Bibliografia:

Dyce K.M., Sack W.O. y Wensing C.J.G., 1991. Anatomía Veterinaria. Ed. Panamericana

Ede D.A., 1965. Anatomía de las aves. Ed. Acribia.

Grasse P.P., 1980. Zoología. Vol 4: Vertebrados. Reproducción, biología, evolución y sistemática. Ed. Toray-Masson.

Grifols J. y Molina R. 1994. Manual clínico de aves exóticas. Ed. Grass-Iatros.

Historia Natural, 1984. Vol. 1. Ed. Océano-Instituto Gallach.

King G.M. and D. Custance. Colour atlas of vertebrate anatomy: The Pigeon. Pp.: 5.1-

5.17. Ed. Blackwell Scientific Publications.

Krahmer R. Y Schröeder L. 1979. Anatomía de los animales domésticos. Ed. Acribia.

McLelland J., 1992. Atlas en color de anatomía de las aves. Ed. Interamericana.

Nickel R., 1977: Anatomy of the domestic birds. Ed. Paul Parey.

Sandoval J., 1976. Anatomía Veterinaria. Ed. Imprenta Moderna (Córdoba).

Schwarze E. 1980. Compendio de Anatomía Veterinaria. Tomo V: Anatomía de las aves. Ed. Acribia.

Shively M.J., 1993. Anatomía Veterinaria, básica, comparativa y clínica. Ed. Manual Moderno.

Sturkie P.D., 1967. Fisiología Aviar. Ed. Acribia.

Dr. Francisco Gil Cano.

Profesor H. Aguinaga.

 

 

 

 

Aparato respiratorio